martes, 5 de julio de 2016

Mi corazón en los días grises (Jasmine Warga)


Título: Mi corazón en los días grises
Autora: Jasmine Warga
Editorial: Montena
Fecha de publicación: 10-02-2015
Saga: -
Páginas: 288
Precio: 16,95€

Sinopsis:
     Aysel tiene dieciséis años y le faltan motivos para seguir adelante. En un pequeño pueblo donde ser diferente está mal visto, ella carga con el peso de tener un nombre y un aspecto extranjeros y con el estigma del terrible crimen que su padre cometió.
     Sin amigos y con una familia que la rehúye, Aysel siente que su corazón es un agujero negro y que algo dentro de ella devora todos sus sentimientos. Pero cuando conoce a Roman, un chico que vive atormentado por la culpa, siente que algo cambia. Con Roman las horas que antes se le hacían inacabables ahora pasan volando. Con Roman es capaz de imaginar un mundo mejor. Con Roman podrá hablar de los secretos que ha escondido durante años...
     A medida que los dos jóvenes se conocen, Aysel debe decidir: ¿quiere acabar con todo?, ¿o prefiere ver qué les depara el futuro?

Opinión:
     Mi corazón en los días grises es una novela que me empecé sin ninguna expectativa, ya que anteriormente me había leído historias similares. Pero debo admitirlo: no es para nada lo que esperaba.
     La protagonista, Aysel, es una chica que vive perseguida por algo horrible que hizo su padre, y que teme acabar haciendo ella. Vive con su madre, pero ésta ha formado una nueva familia, y Aysel se siente una intrusa, una carga, una molestia; piensa que lo mejor para todos es que desaparezca. Por eso, decide que va a suicidarse. Pero sabe que sola no lo va a conseguir, dado que todavía siente latir algo de esperanza en su interior, así que mediante Camino a la paz, una página que encuentra en internet sobre personas que quieren morir, conoce a Robot Congelado, Roman, un joven atormentado que se convertirá en su "compañero de suicidio".
     A partir de ese momento, la historia se convierte en una cuenta atrás hasta el momento en que ambos se despidan de su vida. Robot Congelado y Aysel quedan varias veces para concretar todos los detalles: día, lugar, cómo lo harán… Así es cómo vamos descubriendo por qué Roman vive tan atormentado (he de admitir que me imaginé cualquier cosas menos lo que es...) y poco a poco, Aysel nos va dando pistas hasta que al final, al unirlas, descubrimos qué es lo que hizo su padre y por qué lo hizo (ese misterio fue algo que me mantuvo curiosa y enganchada hasta el final).
     La evolución de Aysel ha sido perfecta: al principio no hace más que pensar en que suicidarse es lo correcto, pero a medida que la historia avanza, sus dudas empiezan a aumentar, y cuando conoce a Roman... bueno, Aysel es un manojo de dudas. Ve en él alguien que se puede salvar, y eso hace que se dé cuenta de que quizá ella también puede salvarse, que se merece una segunda oportunidad. ¿Pero qué puede hacer ella, si Robot Congelado está decidido a quitarse la vida y además ella misma sabe que no puede soportar vivir a la sombra del pecado de su padre?
     Roman, por otro lado, cada vez que salía en la historia, hacía tuviera el corazón en la garganta y un molesto sentimiento de angustia; supongo que eso es lo que buscaba Warga, que Roman nos contagiara sus sentimientos. En mi caso, lo ha conseguido a la perfección.
     Los últimos capítulos son los más intensos, como en todo buen libro, pero hay un momento en concreto hacia el final, que juro que se me paró el corazón de la angustia que sentía. Por eso me ha gustado tanto este libro, porque te hace sentir lo que sienten los personajes.
     Una historia muy profunda que te llegará al alma y te hará reflexionar acerca de la vida, con toques de humor que te sacarán más de una sonrisa y unos personajes a los que querrás abrazar hasta que se sientan mejor. Y, para qué mentir, una historia que también te hará sufrir un poco y llorar otro tanto.

     Te gustará si…: Buscas una historia que te haga reflexionar sobre la vida, la depresión y sobre segundas oportunidades.


1 comentario:

  1. Había visto este libro en otros lados pero la verdad es que nunca me llamó mucho la atención (aunque la portada está bien bonita, o sea, es simple pero bonita NJKSDNKJSFD no sé si me explico) pero la verdad es que con tu reseña me entraron muchas ganas de leerlo. No suelo leer novelas que toquen temas como el suicidio pero esta se ve distinta, o sea, no es como si me la fuera a pasar deprimida... espero JSDSJJSD.
    Además, hoy ando en unos de esos días en los cuales ando reflexiva y medito hasta por qué las moscas vuelan (lo peor es que lo digo en serio NKDAJSNFLKASDNFKJ), y me dieron ganas de leerlo. Sí, lo voy a agregar de inmediato en mi lista de lecturas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar